Canarias - IUSPORT: EL OTRO LADO DEL DEPORTE

08 enero 2017

JESÉ QUIERE SER FELIZ OTRA VEZ



Jesé Rodríguez ha tomado buena nota de las experiencias de otros jugadores que apuntaban a lo más alto pero que, por mor de las lesiones u otras circunstancias, se han visto cedidos a clubes en los que no terminan de integrarse. Y lo que es peor: no son felices.

Podríamos poner muchos ejemplos, pero vamos a citar el precedente de un compatriota del propio Jesé: Jonathan Viera.

El centrocampista canario, que ahora brilla como una estrella rutilante en el equipo de su tierra, la UD Las Palmas, es un caso paradigmático de lo que estamos apuntando.

Viera, que siempre mostró una técnica exquisita, un talento innato, y una capacidad de improvisación propia de los grandes del fútbol, es ahora una persona feliz, muy feliz.

Después de un periplo que le llevó al Valencia, al Rayo Vallecano (cuando estaba en Primera), y al Lieja de Bélgica, alcanzó la cima de la infelicidad.

El 16 de mayo de 2012 llegó a Valencia. Poco a poco fue contando con menos minutos con Pellegrino, y luego contó muy poco para Valverde.

El 30 de agosto de 2013 se anunció su cesión al Rayo Vallecano por una temporada sin opción de compra, donde el técnico Paco Jémez le dio oportunidades al comienzo pero luego poco a poco fue tomando un protagonismo mucho más secundario en el equipo.

El verano de 2014 se reincorporó al Valencia CF, en el nuevo proyecto del técnico Nuno Espírito Santo, con el que hace la pretemporada, pero, de nuevo, tras destacar en partidos amistosos, el técnico decide no contar con él y debe entrenar al margen, junto con otros descartes del equipo.

Rechaza opciones como una posible cesión al Eibar y finalmente el 1 de septiembre rescinde su contrato con el Valencia y ficha por el Standard de Lieja de la liga belga.

Afortunadamente para él, la UD Las Palmas conocía de su infelicidad y, aplicando la política de retornar a los jugadores canarios que están en la diáspora, consiguió "repatriarlo".

El 19 de diciembre de 2014, la Unión Deportiva Las Palmas hace oficial el acuerdo con el Standard de Lieja para la cesión del jugador hasta el 30 de junio de 2015.

Al final de la temporada, en la que se consiguió el ascenso a Primera división, Viera fue adquirido por la UD Las Palmas, firmando un contrato por tres años.

Jonathan Viera, hoy

Hoy, Jonathan Viera es el hombre más feliz del mundo. Baste con una mirada al partido del sábado contra el Sporting para comprobarlo. Jugando por dentro, no en la banda, Viera muestra todo el abanico de recursos técnicos y capacidad para desconcertar al contrario. Auténticas filigranas pudieron observarse en su actuación de Viera.

Pues bien, Jesé quiere repetir esa jugada, Quiere ser feliz de nuevo jugando al fútbol, sin descartar otros horizontes en el futuro, pero por ahora lo que quiere a toda costa es reencontrarse con el fútbol.

Y está absolutamente persuadido de que en Las Palmas será bien recibido, con la titularidad garantizada (si lo sabe hacer) y en el equipo de la tierra que le vio nacer.

Por eso le ha dejado claro al PSG que, o viene a Las Palmas o se queda en el club parisino. La Roma, conocedora de esto, ya ha desistido de la cesión que tenía cerrada con el PSG.

Solo le falta una cosa de la que también debe tomar nota: ha de arribar al equipo canario exactamente de la misma forma que lo hizo Prince Boateng.

El jugador de Ganha llegó de la mejor de las maneras, con sencillez e integrándose en el grupo como uno más.

Si es así, y trabaja como se le espera, Setién lo incluirá en el once fijo. Jesé debe saber que la titularidad con Setién nadie la tiene garantizada. Y precisamente por la banda izquierda, justo el sitio que deja vacante Viera.

Es un entrenador con una personalidad muy definida y de principios. Si Boateng es habitual en las alineaciones del cántabro lo es, no solo por su eficacia y talento, sino también por su manera de integrarse en el grupo.

Otra aspiración del club canario es contar en el futuro con David Silva, pero este sí que es feliz en el City. Habrá que esperar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario