Canarias - IUSPORT: EL OTRO LADO DEL DEPORTE

22 diciembre 2011

LA DESPROPORCIONADA SANCIÓN A LUIS SUÁREZ

Luis Suárez, figura del Liverpool, ha negado con rotundidad, a través de su representantre Alejandro Balbi,  los actos de racismo por los que ha sido sancionado y manifestó que hará todo por limpiar su imagen.

El delantero fue sancionado con ocho partidos de suspensión por insultos racistas al defensor del Manchester United, el francés Patrice Evra. El incidente tuvo lugar el pasado 15 de octubre en el encuentro disputado entre Liverpool y Manchester United.

Balbi calificó la sanción como "absolutamente desmedida" y reveló un contacto con los abogados del Liverpool para suministrar los antecedentes del jugador. Destacó que, a lo largo de su carrera, iniciada en Nacional de Montevideo, siempre ha tenido compañeros de equipo negros y "nunca tuvo ningún tipo de sanción disciplinaria".

Los hechos

Según el colegiado del partido, Andre Marriner (testigo directo), el jugador del United habría acusado previamente de "sudaca" a Luis a lo que el uruguayo respondió "¿Por qué negro?". En ese momento, el árbitro amonestó a Evra, el cual respondió: "vos me estás amonestando porque soy negro". Este jugador no ha sido imputado.

Comunicado del Liverpool

El club Liverpool emitió un comunicado en apoyo de Suárez, del que extraemos lo siguiente
"El Club se toma muy en serio la lucha contra toda forma de discriminación y tiene un historial largo y exitoso de acciones relacionadas con la inclusión social y la lucha contra el racismo. Seguimos comprometidos con este ideal y la igualdad para todos, independientemente del origen de una persona".

"Es nuestra firme creencia, luego de haber repasado los hechos del caso, que Luis Suárez no cometió ningún acto racista".

“Es importante aclarar que el propio Patrice Evra en una declaración por escrito por este caso dijo “No pienso que Luis Suárez sea un racista”: La FA en su declaración de apertura al dar el fallo aceptó que Luis Suárez no es racista.”
"Nos parece que la FA estaba determinada a presentar cargos contra Luis Suárez, incluso antes de entrevistarlo a principios de noviembre. Nada de lo que hemos oído en el transcurso de la audiencia ha cambiado nuestra opinión de que Luis Suárez es inocente de los cargos presentados contra él y le proporcionaremos todo el apoyo que necesite para limpiar su nombre".
“Además nos gustaría saber cuándo piensa la FA sancionar a Patrice Evrá por sus dichos discriminatorios contra un rival luego de que él mismo admitiera haber insultado a Luis Suárez en castellano de forma inaceptable. Cabe destacar que Luis declaró ante la FA no haber escuchado dicho insulto.”

A la vista de lo conocido hasta el momento, caben algunos comentarios:

- Es plausible la decidida lucha de las autoridades deportivas británicas contra toda clase de racismo. Ahora bien, la sanción debe ser proporcionada a la infracción cometida. Es decir, sí reconocemos que se trata de una conducta antideportiva, pero no parece de la gravedad que presuponen 8 partidos de suspensión.

- En el fondo subyace un problema cultural. Todos sabemos que las normas han de ser aplicadas teniendo en consideración el contexto en el que han de aplicarse y no cabe duda de que las similitudes culturales entre el Reino Unido y Uruguay son más bien escasas. Ello explica el alegato del jugador uruguayo en el sentido de que no era consciente de que sus gestos tuviesen una trascendencia distinta a la que le dan sus conciudadanos de su propio país latinoamericano. Evra podría decir algo parecido respecto a su país de origen.

- Pero vamos más allá. El diálogo malsonante entre los dos jugadores, de igual gravedad por cierto, efectivamente era merecedor de sanción, pero debería considerarse la atenuante de provocación suficiente. El insulto "sudaca" del defensa del Manchester generó una respuesta equivalente del jugador hispano ( "¿Por qué negro?"). Por consiguiente, la sanción de 8 partidos es claramente desproporcionada.

- Y otro paso más. También habría que considerar el "fragor en la batalla". Es conocido que los jugadores, durante los encuentros, están a 200 por 100. Ello les lleva a cometer este tipo de dislates verbales, pero no puede afirmarse que sean verdaderamente conscientes del significado racista de las palabras que emplean. En lugar de "sudaca", Evra pudo haber escogido otro improperio, como "hijo de puta", y le habría saciado de igual manera su rabia. Nos explicamos. No es lo mismo una pancarta entre el público, o una leyenda en la camiseta de un jugador, con contenido racista, actos reprobables por ser claramente intencionados, que un rifirrafe dialéctico de dos jugadores tras varios encontronazos propios del juego duro.

En cualquier caso, falta a la equidad la justicia deportiva inglesa con Luis Suárez, pues si de insulto racista se trataba, el término "sudaca" empleado por Evra debió haber tenido la misma suerte.

18 diciembre 2011

BLATTER VUELVE A LAS ANDADAS

Sobre la amenaza de la FIFA de expulsar a la Federación Suiza

La FIFA vuelve a las andadas, pero esta vez va a ser sonado. Tras conocer el Fallo del TAS en contra del Sion, el club suizo que trae a mal vivir a Blatter y a Platini, el Comité Ejecutivo de la FIFA, entidad de nacionalidad precisamente suiza, ha decidido fijar un último plazo que vence el 13 de enero de 2012 para que la Asociación de Fútbol de Suiza ejecute la prohibición de inscripción impuesta al Sion sobre suspensión de determinados jugadores incursos en alineación indebida. En caso de que no respete el plazo, avisa, procederá a suspenderla en sus derechos.

No es la primera vez que el ciudadano suizo –fatalidad del destino- Joseph Blatter se conduce de esta manera. España, novena potencia del mundo (?), también ha caído presa de sus garras. Recordemos el conflicto entre la Federación Española de Fútbol (RFEF) y el Gobierno Español (CSD) en 2008, uno más, aunque cualificado, de los que ha librado la FIFA con otros países (Perú, Grecia, Portugal, etc.). En nuestro caso, amenazó al Gobierno español, casi nada, no a la federación española (aunque era obvio que afectada a ésta), con expulsar al fútbol hispano de las competiciones internacionales si el Gobierno tenía la osadía –toma del frasco- de continuar con su injerencia en los asuntos internos (electorales) del fútbol.

11 diciembre 2011

EL CANJE DE PAU GASOL Y LAS PECULIARIDADES DE LA NBA

Cuando aún están calientes los folios en los que se plasmó el pacto que puso fin al lockout, la NBA se ve envuelta en otro conflicto, de otro calado por supuesto, pero que no debemos pasar por alto.

Es conocido que la NBA constituye un caso aparte en el deporte profesional a nivel mundial. Muchas son sus peculiaridades, pero hay una reciente que llama poderosamente la atención. El caso es que uno de los clubes, la franquicia “New Orleans Hornets”, pertenece a la propia NBA, eso, lo que leen, mientras los otros 29 equipos poseen una estructura "normal", cada uno con su dueño.

¿Se imaginan a la Liga de Fútbol Profesional española dueña del R. C. Zaragoza?, por citar el caso de un club en peligro de descenso por razones económicas. ¿Se imaginan al Zaragoza compitiendo en Primera División siendo su propietario la propia Liga de Fútbol Profesional?. Los norteamericanos parece que sí lo aceptarían.

Una de sus franquicias, la “New Orleans Hornets”, viene pasando por serios apuros desde hace unos años, tan serios que hasta la propia NBA ha tenido que acudir al rescate. El propietario del 65% del equipo intentó vender su paquete al propietario del 35% restante, pero no alcanzaron un acuerdo. En ausencia de compradores, el propio David Stern, Comisionado de la NBA, tuvo que hacerse cargo del equipo. Las cifras estimadas hablan de más de 300 millones de dólares para cerrar la transacción.

Stern adujo, en defensa de esta estrambótica decisión, que así se evitaría una devaluación económica del club y que, por tanto, la liga se viera perjudicada. Sin embargo, se sabe que varias ciudades, como Kansas City, Anaheim o Seattle, se han ofrecido para comprar la franquicia, pero el Comisionado de la Liga ha decidido mantener la titularidad del equipo.

04 diciembre 2011

PÉREZ LASA CUMPLIÓ CON EL REGLAMENTO

SOBRE LA AMARILLA A PIQUE

Se ha escrito mucho sobre la quinta amarilla a Piqué en el partido del Barça-Rayo Vallecano. Por ejemplo, para Alfredo Relaño (AS, 03.12.11), "se lo debemos sobre todo a Pérez Lasa, el de la sonrisita cómplice. Ya veremos si para él hay algo o sigue disfrutando del privilegio de arbitrar partidos importantes. En fin, ahora que estaba viendo yo que el 'Villarato' empezaba a tratar por igual a Madrid y Barça, sobreviene esto. ... Piqué pierde tiempo con 4-0 y a muy poco del final. Y Pérez Lasa le sonríe. Sólo que luego en el acta se hizo el lonchas. Inercias que quedan del 'Villarato'.

Sin entrar a analizar el fenómeno llamado "Villarato", de existir, desde luego no lo ha representado el colegiado de aquel encuentro. Pérez Lasa cumplío estrictamente con el Reglamento. Consignó en el acta, respecto a Piqué, que le había mostrado tarjeta amarrilla por "retrasar la reanudación de un saque a favor de su equipo con ánimo de perder tiempo". Más allá no podía ir. La norma le prohíbe hacer juicios de intenciones o valoraciones subjetivas de lo acontecido; ya bastante lejos llegó al añadir "con ánimo de perder tiempo"; con esta coletilla estaba ya bordeando el Reglamento, pero hasta ahí podía llegar dadas las circunstancias. Lo que no puede exigírsele, y el colegiado no debe hacer, es que refleje la última intención que a su juicio tenía el jugador.

Por ello hemos venido sosteniendo que lo consignado en el acta era suficiente para consumar la infracción. Consta la voluntad del jugador de ser sancionado y se da el segundo requisito exigido por el 112.3, a saber, que se trate de la quinta amarilla. Pero quien ha de comprobar si concurre la segunda condición es el Comité, no el árbitro.

Relaño vuelve a equivocarse cuando mezcla churras y merinas. Cita el precedente de Mourinho-Vilanova, aduciendo que en este caso el Comité sancionó sin que el colegiado hiciese constar el incidente del dedo en el ojo. Relaño se confunde. En este otro caso, el Comité lo que hizo fue actuar de oficio, posibilidad contemplada en el Código Disciplinario del Fútbol. En cambio, al analizar la quinta amarilla a Piqué no se trataba de actuar de oficio, sino de decidir si, a la vista del acta (que reflejó el ánimo de ser tarjeteado) y del hecho indubitado de que efectivamente era la quinta amonestación, debió o no sancionar con dos encuentro al central blaugrana.

Dice Relaño: "Mourinho no se pronunció, y se agradece. Vino a decir, ¿qué importa mi opinión? La que importa es la de Collina, Platini, Blatter, la prensa... Correcto. Tampoco el Madrid recurrirá y hace bien. Le dirán que no está en el acta y chau. Cierto que tampoco estaban en el acta el dedo en el ojo y la colleja de respuesta y se abrió expediente de oficio, pero una cosa es una cosa y otra cosa son dos cosas. El Comité no hace justicia, hace política. Aquella sanción fue tardía y tenue. Temerosa, lo que nunca puede ser la justicia. Ahora es más temerosa todavía y deja sin castigo la cínica escena de Piqué".

Craso error el de Alfredo Relaño, por otra parte excelente periodista deportivo, y de quienes entiendan que Pérez Lasa incumplió con sus deberes arbitrales y así desencadenó el fatal desenlace que pretenden imputar al Villarato. No es cierto.

VER ACTA ARBITRAL

03 diciembre 2011

COMPETICIÓN ABSUELVE A PIQUÉ

Como saben todos los seguidores del fútbol, Piqué fue objeto de quinta tarjeta amarilla en el pasado encuentro entre el Barça y el Rayo Vallecano.

También sabrán que el vigente Código Disciplinario de la RFEF prevé una nueva infracción en el punto 3 del art. 112:

"El futbolista que en el transcurso del partido provoque la quinta amonestación a que hace méritos el presente artículo, podrá ser sancionado, además de con la sanción prevista en el párrafo primero de este artículo, con un partido adicional de suspensión y multa accesoria en cuantía de 600.
Para la determinación de la intención del futbolista se tendrán en cuenta circunstancias tales como la naturaleza de la regla del juego infringida, la actitud del futbolista durante el encuentro, etc. A tal efecto, el árbitro del encuentro estará habilitado para hacer constar tal circunstancia en el acta arbitral".